Para entender el valor de un mes…

Home  /  ACTUALIDAD  /  Para entender el valor de un mes…

, pregúntale a la mamá que alumbró a un bebé prematuro 

Testimonios


“Este” nos ofrece su experiencia y testimonio de Superación:

 


El 17 de noviembre se celebra el Día Internacional del bebé prematuro, una fecha especial para rendir homenaje a estos pequeños grandes luchadores. En los últimos años ha aumentado considerablemente el número de bebés prematuros, llegando a representar más de 32.000 nacimientos en España. En el mundo, uno de cada diez bebés nace antes de tiempo.

 Sin duda el mejor momento de mi vida fue la noche que me anunciaron que pronto sería mamá. Mi futuro se llenaba de color y miles de planes por compartir con mi niño)

 Lo tenía todo planeado y meticulosamente programado. Su ropita, su habitación, sus primeros juguetes…todo estaría listo para recibirlo.

 N adie me había explicado que en cuanto a maternidad se refiere, nada puede estar planeado ni mucho menos programado. Esta sería mi primera lección.

 Esperábamos su llegada para el mes de Julio, pero mi niño tenía muchas ganas de venir al mundo y en el mes de Abril, con tan solo 28 semanas, decidió que ya era hora de conocernos. Por supuesto, ni su ropita, ni su habitación, ni sus primeros juguetes, estaban aún preparados, comenzaba así un periodo de caos, de miles de interrogantes y de miedo, mucho miedo.

La primera vez que vi a mi hijo fue en la incubadora de la UCI pediátrica, rodeado de cables por todas partes y reflejando una angustiosa fragilidad que me hacía temer en cada segundo por su vida. Fueron momentos muy duros, en los que ni siquiera podía arroparle, tocarle, besarle…solo observar su evolución dos horas al día y rezar para que mi teléfono no sonase cuando no estuviese a su lado.

Parte importante de lo que yo era antes de su llegada quedó en aquellos pasillos de Hospital, todo mi mundo cambió, mis prioridades eran otras bien distintas y por fin sabía lo que era querer a alguien más que a mí misma.

Fue un mes y medio larguísimo en el que noté mucha desinformación y frialdad hacia las mamás y papás que esperábamos ansiosos un desenlace feliz. Desde el mismo instante que di a luz, pasé totalmente a un segundo plano, nadie se preocupó en preguntar cómo me sentía y prepararme para lo que debía afrontar. Con el tiempo, desde la lejanía, fui consciente de lo importante que hubiese sido contar con apoyo y asesoramiento médico en esas circunstancias tan duras.

Recuerdo como unas familias íbamos apoyando a las que llegaban de nuevo, compartíamos nuestras experiencias y tratábamos de ayudarnos unos a otros. En aquel Hospital, entre aquellas incubadoras, hicimos una nueva familia. Solo nosotros nos entendíamos con solo una mirada, celebrábamos juntos cada gramo ganado por nuestros bebes, cada alta que se iba produciendo y sufríamos juntos también en cada inconveniente que podía surgir.

También reconozco el Apoyo que recibí de Beatriz Cachon, Presidenta de la Fundación Mabea, que tanto me ayudó personalmente a sobreponerme de esta situación.

Hoy sé que soy una afortunada, mi hijo es un luchador, MI HEROE, un gran prematuro sano que con sus ya cinco añitos me da luz cada mañana. Ellos son supervivientes, nacen con todas las ganas de aferrarse a la vida, sin miedos, con fuerza. Sin duda la experiencia es mucho más traumática para los padres, es difícil superar el miedo a perderlos, ese miedo que debido a las circunstancias específicas en las que se desarrolla todo, se hace casi imposible vencer. Yo pensaba que mis primeros sentimientos al tenerle en mis brazos serían de felicidad, sin embargo le abrazaba fuerte, con el miedo de que la vida no me permitiese disfrutar mucho más de él.

Ese sentimiento de miedo a la pérdida no siempre desaparece, pero con el tiempo aprendes a gestionarlo mejor, y probablemente se hubiese conseguido canalizar antes con un apoyo específico y cualificado.

Hoy le doy gracias a la vida por cada día a su lado y deseo que todo aquel que desgraciadamente tenga que pasar por lo mismo tenga mí mismo final.


Parece mentira que nazcan tan pequeños pero con una capacidad tan grande para luchar por su vida. Los padres de prematuros conocen muy bien el duro camino que se transita en esos momentos.

Se considera que un bebé es prematuro cuando nace antes de la semana 37 de gestación. A su vez, los prematuros se dividen en subgrupos según el momento de su nacimiento: prematuros tardíos (entre la semana 33 y 36), grandes prematuros (entre la semana 28 y 32) y extremadamente prematuros (antes de la semana 28). Hemos conocido casos de bebés muy pequeños con apenas 500 gramos de peso (e incluso algo menos) que han conseguido salir adelante.


¿Qué Ventajas obtienes por contactar con Mabea?

  • Orientación en Cuidado y bienestar. 
  • Orientación y Apoyo integral en el área de la mujer.
  • Orientación Laboral y Empresarial.
  • Orientación Contable, Laboral y Jurídico.
  • Orientación Financiera.
  • Inclusión y promoción en bolsas de trabajo.
  • Asistencia a talleres y seminarios en diferente aspectos de la mujer.
  • Asistencia a encuentros comerciales.
  • Información de interés al día, relacionada con la mujer.
  • Información de actos en los que la mujer está presente y son de interés para la misma.
  • Bonos y descuentos en servicios para la mujer (Salud, belleza, Terapias, formación…).

¡Infórmate!


Para cualquier duda puedes ponerte en contacto con nosotros a través del email mabea@mabea.es o el teléfono 91 425 94 21.

“Para entender el valor de un mes, pregúntale a la mamá que alumbró a un bebé prematuro.”

Para entender el valor de un mes, pregúntale a la mamá que alumbró a un bebé prematuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *